Trasfondo Histórico de City Church Network

 

En el 2002, Gary González, junto a otros líderes cristianos, comenzaron a reflexionar sobre lo que habían aprendido de sus 25+ años de experiencia ministerial y cómo deberían ver el ministerio en el futuro desde la perspectiva de Dios. Ellos reflexionaron sobre la relevancia de la Iglesia dentro de nuestra sociedad actual y cómo la Iglesia se había desviado del diseño original de Dios. Se enfocaron en Abraham, el cual buscó “una ciudad cuyo arquitecto y constructor era Dios”. Comenzaron a escudriñar el diseño divino que Dios, como arquitecto, ha diseñado para Su Reino y la Iglesia.

Luego de desafiar sus propios paradigmas internos y las tradiciones de la Iglesia a través de las sociedades americanas y europeas, un patrón comenzó a emerger. Aun así estos líderes reconocieron la necesidad de ser entrenado sistemáticamente para verdaderamente entender el patrón y llevar a cabo su implementación. Fue entonces que el Apóstol Gary estableció el Instituto de Liderazgo Vanguard (“ILV”) como un vehículo para entrenar a estos líderes cristianos en la revelación de Cristo, la Iglesia y el Reino. ILV se ha convertido en una herramienta eficaz para facilitar este proceso.

A medida que estos líderes eran procesados a través de ILV, más fuerte crecía su convicción de edificar de acuerdo al diseño bíblico de Dios. Comenzaron a congregarse para discutir el concepto de desarrollar una red de iglesias que fuera una expresión tangible de su unidad de fe basada en las enseñanzas de los apóstoles y profetas, especialmente el modelo paulino. Inicialmente quince pastores en la Florida Central se unieron para formar una red de iglesias. Su visión incluía extenderse a través de la Florida y los estados adyacentes. Comenzaron reuniones regulares para formular un sistema básico de creencias y prácticas y promover la confraternidad pastoral. Durante estas reuniones los pastores descubrieron su misión personal dentro del contexto de la red y comenzaron a implementar una visión corporativa. Mientras tanto, se desarrolló un sistema de valores en común, basado en relaciones abiertas y transparentes con responsabilidad mutua. Para estos pastores, y para aquellos pastores e iglesias que se unirían, se desarrolló un plan para adiestrar a sus líderes y congregaciones en las verdades del patrón del Nuevo Testamento.

Cuando los pastores comenzaron a implementar el patrón de CCN en sus iglesias locales, algunos experimentaron contratiempos y oposición. En esos momentos CCN comenzó a tener sus primeros dolores de crecimiento. El grupo inicial se redujo de quince a solamente cinco. Sin embargo, aquellos que permanecieron continuaron edificando de acuerdo al diseño y experimentaron crecimiento interno. Las relaciones de las parejas pastorales que permanecieron continuaron creciendo al continuar reuniéndose mensualmente para confraternizar, compartir y recibir capacitación. Dios fielmente proveyó una palabra relevante para nutrir y dirigir este pequeño grupo.

Una vez más el grupo se redujo hasta que solamente tres líderes permanecieron. Fue en ese momento que el Apóstol González creyó que Dios lo estaba llamando a establecer y pastorear una iglesia local que modelaría y daría sustancia a lo que se estaba desarrollando en CCN. Él juntamente con otros hermanos establecieron y fundaron una iglesia local que estaba comprometida a hacer discípulos y vivir la vida de Cristo a través de casas iglesias.

Al continuar la iglesia local creciendo y reflejando el diseño en operación, CCN experimentó un nuevo interés de pastores e iglesias locales. Esto creó una demanda para que CCN auspiciara conferencias y seminarios para adiestrar y discipular a estos líderes para que pudieran edificar de acuerdo al diseño de Dios. Estos eventos han jugado un papel importante en el proceso de integración de pastores, iglesias y ministerios en la familia de CCN.

Más y más pastores y líderes continúan asistiendo a estos eventos y el interés continúa creciendo. Como resultado, pastores e iglesias a través de Estados Unidos y Latinoamérica se han añadido a la familia de CCN y están edificando por el mismo patrón bíblico enseñado en CCN.

Creemos que CCN tiene un mandato dado por Dios para manifestar a Cristo y extender Su Reino a través del evangelio de gracia y verdad. En este proceso CCN está activamente plantando y estableciendo iglesias locales y, a la vez, trayendo reforma a aquellos que Dios añade a nuestra familia.

Estamos muy entusiasmados con todo lo que Dios está haciendo en y a través de CCN y esperamos ansiosamente lo que Él hará en el futuro. Él ha provisto una abundancia de revelación, relaciones maduras y transparentes entre sus miembros y una visión clara que nos ha desafiado a edificar y vivir de acuerdo a las verdades de Su Nuevo Pacto. ¡Todo lo que somos y hacemos es solamente para Su gloria!